“POR SIEMPRE A DIETA”

Viernes de Nutrición con Susy Arroyo

Como nutrióloga y siempre ávida de conocer más sobre la conducta humana en general, me es peculiarmente intrigante y a la vez – fascinante-,como casi un 80 ó 90% de las veces que varias mujeres se reúnen a platicar o socializar, el tema de la imagen corporal, el peso y “las dietas”; no pueden dejar de ser un tema de conversación obligado.

“Fulanita que bien te ves, que dieta estás haciendo ahora, tienes que contarnos…”

Y se desencadena una serie de exposiciones, debates y radicales posiciones sobre como SI tiene que ser una buena dieta y como NO lo es. Todos se vuelven verdaderos expertos en nutrición.
Debo de admitir que me gusta escuchar este tipo de conversaciones, sobre todo en algún grupo en el que nadie sabe que soy nutrióloga (ji ji ji), aprendo mucho sobre el comportamiento de las personas en torno a sus apreciaciones de lo que DEBE o NO DEBE ser una dieta.

También debo de aceptar que a veces escucho cada barbaridad que de verdad no sé de dónde sacan ideas tan descabelladas con tal de bajar rápidamente de peso, definitivamente la desesperación no es buena consejera y menos en estos casos, he escuchado métodos que ponen en serio riesgo la salud de las personas.

Para darle un encuadre a esta reflexión, considero que hay 3 temas principales que me preocupan, porque en mi experiencia he visto que son sumamente dañinos:

1. En ciertos círculos, sobre todo entre mujeres ya sea adolescentes, universitarias, madres de familia, etc.; el estar constantemente alabando a quien “baja de peso”, hace que las demás integrantes se sientan afectadas en su autoconcepto o en su autoestima. Claro, no todas las personas son tan sensibles, pero la mayoría de las personas a las que SI les afecta, ni siquiera lo comentarán y si por su parte se envolverán en una serie de acciones (muchas de ellas en detrimento de su salud) para poder “encajar” en el círculo social al que se refiera.

2. “La mamá que vive permanentemente a dieta” Es triste imaginar la vida de una persona que constantemente, día a día se dice estar a dieta. En primer lugar, por que de seguro no lo logra hacer así y eso le causa una dolorosa frustración; y en segundo lugar, es que si efectivamente logra permanentemente “vivir a dieta”, es muy seguro que tenga un trastorno de la conducta alimentaria.

3. El último y creo que uno de los que más me preocupa, es la enseñanza que están impartiendo estas mamás a sus hijas “al vivir siempre a dieta y acomplejadas por su cuerpo”. Recordemos que nuestros hijos no hacen lo que les decimos que hagan, si no lo que ven que hacemos.

Nuestros hijos reproducen las conductas que observan que nosotros llevamos a cabo y cuando menos te das cuenta, tu hija de 8 años está en una fiesta infantil y le dice al mesero que no quiere pastel “porque engorda”. Esa no es una respuesta normal de una niña, esa respuesta esta filtrada a través de lo que ha escuchado en casa, y el mensaje es muy claro: “si eres gorda no eres bonita, ni valorada”.

Me gustaría que lo reflexionaran querida comunidad y de hoy en adelante cada vez que vayamos a hacer algún comentario sobre la dieta, o el cuerpo de alguna amiga o de nuestro propio cuerpo; nos hagamos esta pregunta:

¿Y qué tal si con mi comentario estoy hiriendo y fragilizando la autoestima de alguien a mi alrededor?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s