LA ABUNDANCIA
Mtra. Danitza Aidé Covarrubias Treviño

El tema de la abundancia suele ser un tema que interesa a todos, pues es un aspecto que tiene que ver con la seguridad, y de cierta manera, con el placer de vivir.
El primer éxito es nacer, dice Bert Hellinger, mismo que con el alto índice de cesáreas innecesareas ya nos es robado el esfuerzo personal para lograrlo, aunque ese es otro tema. Más el nacer, tomar el primer aire es el primer éxito. Lo inmediato a ello sería el logro de succionar de mamá la leche. La naturaleza es tan sabia, y la vida nos tiene el regalo de la abundancia de manera tal, que la madre misma da alimento: leche fluyendo en el pecho de mamá, es todo un milagro, que nos da un indicador de que la abundancia está ahí para nosotros, solo debemos hacer el esfuerzo de tomarlo.
Desde el enfoque de las constelaciones familiares el éxito y la abundancia tienen que ver con esta relación con mamá, con este tomar. Si yo pude o no tomar a mamá, y tomar de mamá. Ese tomar y succionar del pecho de mamá, para poder nutrirme de la abundancia que está ahí, ese confiar que fluirá mágica y amorosamente de la naturaleza lo necesario para mi vida. Esa lactancia simbólica continúa después con las frutas, verduras que se dan casi de manera mágica, con semillas múltiples para reproducirse cada una en la tierra; el aire que los árboles nos ofrecen, todo el ciclo de la naturaleza es perfectamente abundante y generoso. Más la naturaleza no va contra sí misma, propone también el intercambio perfecto. Por cada molécula de oxígeno que tomamos, damos una de bioxido de carbono, ni más ni menos. En ese intercambio natural, es necesario entonces el dar.
Y entonces la abundancia puede generarla alguien adulto, que está dispuesto a dar en proporción a cuanto desea tomar. Con la confianza total de que ahí afuera está esa abundancia, y que lo único que habrá que hacer, será esforzarse para hacer el intercambio proporcional para tomar en ese misma “cantidad”.
No puedo succionar poco y tomar mucha leche, ni puedo inhalar mucho aire sin exhalar la misma cantidad. Es de igual proporción.
Más con la abundancia a veces tenemos la idea de que llega como boleto de lotería, a veces incluso sin que lo compremos. Esta es una idea infantil, que no corresponde a alguien que desea la abundancia. La abundancia se trabaja. Interiormente, y también en el esfuerzo del día a día, en el trabajo, en la entrega.
En esos deseos de abundancia, estás dispuesto a trabajar proporcional a lo que deseas conseguir?
Puedes mirar la abundancia de la que ya gozas? (Incluyendo las risas de tus hijos, la mano de tu pareja, la sonrisa de tus padres).
Como enseñas a tus hijos a mirar la abundancia que ya hay en sus vidas? Como les enseñas a generar mas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s