TODOS LOS HIJOS. (También los que fallecen)

TODOS LOS HIJOS...

Psic. Consteladora Familiar DANITZA A. COVARRUBIAS.

En los últimos días me ha tocado ver más frecuente la afectación en las personas que provoca cuando un hermano o hermana, sea nacido o no, fallece. Suele suceder que la mayor afectación es para los que nacen posteriormente a esa pérdida. Es por este motivo que decidí escribir este artículo.

Es más común de lo que desearíamos que una pareja quede embarazada y pierda a su bebé. También cada vez es más común que las parejas decidan abortar. Y no es tan frecuente, pero también sucede que hermanos fallezcan ya nacidos, sea de bebés o de niños. Esto suele tener una repercusión fuerte en el sistema familiar.

Son temas poco tratados, pero que son de suma importancia, ya que tienen un efecto importante en los miembros de la familia.

Por una parte, en los padres, suele provocar un dolor tan abrumador, que puede distanciar si no separar a la pareja. También suelen ocultar el suceso, y no volver a hablar de ello, incluso llega a suceder que al siguiente hijo le pongan el nombre que tenía, o tendría, aquél que perdió la vida, teniendo esto implicaciones en ellos.

Por otra parte los hermanos, suelen sentir, percibir, ese dolor no hablado. Y aunque incluso no sepan de ello, o estén pequeños para recordarlo, ese “trauma familiar” queda impregnado en su vivencia, de manera que les es difícil a veces lidiar con ciertos asuntos sin saber que está relacionado a este suceso familiar.

¿Y qué efectos puede tener?

Que los hijos deseen morir inconscientemente, para estar con ese hermano o hermana, sentir culpa o la sensación de no merecer, por “deber la vida” a ese hermanito o hermanita. Y que pasa entonces? Muchas veces los hijos mueren, no fisiológicamente, pero si pueden morir a la felicidad, a la abundancia, al amor…

¿Cómo podemos evitar esto?

1. Es imprescindible que los padres puedan trabajar su duelo, de manera sana, ya que lo que no se expresa, se actúa, y lo que no se actúa, lo actúan las generaciones siguientes. Y en la pareja, es importante poder mirar que generalmente el hombre trata de no sobre cargar a la mujer por el dolor tan inmenso que mira en ella, y es por este motivo que no expresa su propio dolor. Más sin embargo el silencio de la pareja suele lastimar más. Será necesario comprenderse mutuamente en sus vivencias, y respetar sus ritmos y procesos personales.

2. Darle el lugar a ese miembro familiar que se perdió. Y cómo? Decirle a nuestros hijos que lugar ocupan realmente, si fueron después de una pérdida, entonces no es el primero, es el segundo hijo, y así queda muy claro que cada uno tiene su lugar y su espacio.

3. De ser posible, enseñar a los hijos a “relacionarse” con sus hermanos fallecidos de una manera espiritual.

Y tú… tienes algún hermanito o hermanita en el cielo? Como mamá, has perdido a algún bebé? Has realizado alguno de estos puntos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s