DE PORQUÉ NO BASTA DEGOLLAR UNA PALOMA

DE POR QUÉ NO BASTA DEGOLLAR UNA PALOMA

Maestra Laura Ramos.

Platicando con Cristy hace unos días, ella me contaba que en su país, Guatemala, había aprendido que la única manera de que las palomas entiendan que una casa que no las invita, no es ni será el sitio para hacer su nido, era degollando a una frente a las otras y de esta manera nunca regresarían.

El día de hoy este recuerdo me despertó cuando soñaba parte de la tarea que en un taller había asignado. “Marca muy bien las habilidades que deseas que los participantes a ti taller adquieran”.

Así fue que soñé que quería hacer un taller para curar las heridas y que se llamara: “el Sanador Interno”. Me pregunté por mis heridas y encontré una que de inmediato hizo presencia y que tiene que ver con el resentimiento que me invita a cerrar el corazón y no dejar que ningún hombre (me refiero a una pareja, no tu Migue) se instale en ese lugar.

Pienso al instante en aquello que leí que decía que ciertas condiciones de sobrevivencia dejan una marca en la sustancia que cubre a los genes; por lo tanto con mi “requeté científica” mente imaginé que en mi, son mis vivencias, que si bien no han dejado marcas en mis genes desde luego que si en el núcleo de mis células, marca que grita: peligro, alerta, reserva, no lo hagas, resulta tan doloroso…ALTO… ese no es el punto pues si resulta tan doloroso, ¿para qué lo hago? ¿Para qué lo mantengo tan vivo como una marca en el núcleo de mis células?

¡Y que aparece la respuesta!… Rápido pensé y ¿si no es la que busco? ¿si solamente es un invento mío?Pero fue tan inmediata que pienso que hasta mi censura participó para que me diera cuenta: Venganza, lo que quiero es vengarme.

Pero.. de qué si ni siquiera pienso que fue un plan urdido por una paloma callejera (y claro esta manera de nombrarle es parte de mi venganza) que anida en mi casa para hacerme infeliz de por vida.

Estoy convencida de que Dios marca los caminos y así decidió mover las fichas para que todos los implicados creciéramos. Pero independientemente de los movimientos de Dios, aquí estoy muchos, muchos años después aún con las ganas de vengarme, traducido en pensamientos como: “se dará cuenta de que hubiera sido mejor quedarse”, y una y otra vez toda esa basura del hubiera y el si fuera”.

Lo cierto es que este tipo de pensamientos son el preámbulo a mi venganza porqué no fui indispensable en su vida. Vaya, pues yo que quería ¿Qué me valorará más que a si mismo? Cosa que evidentemente no ocurrió y que ahora entiendo no tenía por qué suceder. Yo lo puse a él en el centro de mi corazón y esperé con ello que él hiciera lo mismo conmigo.

¡Pero si seré burra! Condición elemental en la vida interpersonal, nadie, absolutamente nadie puede ocupar el lugar central en el corazón más que el dueño(a) del mismo. Pues si no me encuentro en ese sitio estoy tan vulnerable que voy a vivir en la incertidumbre constante y con una gran herida porque alguien no me puso en su centro y como consecuencia: yo “deseo venganza”. ¡Que terrible manera de desperdiciar mi vida!

Después de toda esta matutina reflexión ahora decido curar, transformar esa huella, tratar la cicatriz instalándome ahí, en el centro de mi corazón. Olvido la venganza, ahorro mi energía y le digo a Diosito está bien, no voy a buscar una cerrajería para abrirlo, no voy a despellejar una paloma; solo voy a ser el centro de mi vida y si decides que coincida con alguien, ahí te encargo Diosito que sea un hombre con piernas muy largas y fuertes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s